martes, 17 de mayo de 2011

LA VIABILIDAD DE NEGOCIAR CON CRIMINALES

LA VIABILIDAD DE NEGOCIAR CON CRIMINALES
¿Qué tan factible es lograr que el tigre coma vegetales?
Patricia Barba Ávila
"Tan bien que iba la marcha y a Javier Sicilia se le ocurre politizarla..." ha sido una de las estulticias con las que los medios sometidos a los poderes fácticos han intentado desvirtuar un evento protagonizado, principalmente, por tod@s aquell@s que han sido victimizados por uno de los carteles más peligrosos en México: el integrado por "políticos" que han llenado de oprobio instituciones obligadas a servir a la población; el cartel que hoy por hoy y desde hace décadas asaltó Los Pinos, la Secretaría de Hacienda, la de Gobernación, la de Educación, la de Seguridad Social así como el recinto del Congreso y la Suprema Corte...
Y esta circunstancia, aunada a la abrumadora defensa que los vocingleros del regimen han hecho de Genaro García Luna empleando además, recursos millonarios pertenecientes a l@s ciudadan@s para la producción de una telenovela en la que la policía federal (PFP) aparece como heróica, en un intento grotesco de lavar la desgastada imagen de esta institución tornada en pandilla delincuencial, nos lleva a una obligada reflexión: ¿qué tan viable es pedirle al tigre que coma vegetales...? O lo que es lo mismo, o casi lo mismo, que los protagonistas de la Marcha por la Paz con Justicia y Dignidad se sienten en una mesa de diálogo con los mismísimos criminales causantes no sólo de la muerte de 40,000 mexicanos en una guerra "contra la delincuencia organizada" (SIC SIC) para pedirles que dejen de actuar en beneficio de ellos mismos y, voluntariamente, se sometan al castigo que merecen los delitos de lesa humanidad por ellos perpetrados?
Indudablemente que Javier Sicilia, Olga Reyes Salazar, los padres de los bebés asesinados en la Guardería ABC, de los parientes y amig@s de l@s muert@s de Cd. Juárez, Rosario Ibarra y las madres del Comité Eureka, los parientes de Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Cruz, los del Pueblo de San Salvador Atenco, de la APPO, del EZLN, de Acteal, de Aguas Blancas, l@s migrantes esclavizad@s y asesinad@s...la lista es tan larga como alarmante, pues a ella se le añaden los 60 millones de mexican@s empobrecidos, de los cuales la mitad sobrevive con menos de un dolar al mes y muchos de ellos encuentran la muerte por hambre y enfermedades curables no atendidas...indudablemente tod@s ell@s exigen una justicia largamente postergada...postergada porque los responsables de impartirla se han tornado o han sido siempre, los criminales responsables de todos estos delitos de lesa humanidad...
La postura adoptada por la población de Cd. Juárez respecto de su negativa de sentarse a negociar con miembros del gobierno, es perfectamente entendible por lo arriba explicado y esto coloca a los representantes de ese amplio movimiento que se expresó el pasado domingo 8 en el Zócalo de la Cd. de México, en una disyuntiva que hay que resolver...
Por supuesto que lo expresado por Sicilia, a nombre de todas las víctimas, es muy atendible no sólo porque ha señalado a García Luna, uno de los sicarios de la elite responsable de la política homicida transformada en guerra ininterrumpida contra el pueblo mexicano...indudablemente que Javier Sicilia es digno de todo elogio y respeto por haber tornado su inmenso dolor en una bandera extraordinaria de lucha contra la violencia infrahumana desatada en contra de tod@s; por haber hecho lo que los vocingleros de Televisa/TVAzteca/Radio Fórmula et al: politizar una manifestación de repudio, pues de eso se trata, de asumir el derecho y el deber constitucionales que tenemos de ocuparnos de la Respública: la cosa pública.
Se ha dicho que el "Estado" debe hacerse cargo del cumplimiento de lo estipulado por nuestra Carga Magna y es cierto, si asumimos que el Estado no es el gobierno; el Estado lo conformamos l@s ciudadan@s y aquellos designados por nosotr@s para administrar nuestros bienes en beneficio de la nación...y la nación somos, precisamente tod@s l@s ciudadan@s que habitamos en este país. Sin embargo, este pacto social se rompió hace muchos años separando al Estado en dos sectores: l@s ciudadan@s y una clase politiquera transformada, como lo hemos constatado, en el cartel más despiadado...en la delincuencia más organizada y con licencia para matar, para desaparecer, para torturar en nombre del "Estado de derecho".
Por todo esto y otras consideraciones, es que la disyuntiva en la que se encuentran los representantes de la marcha, transformada o a punto de transformarse en Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, merece una profunda reflexión: ¿se vale, es viable, es recomendable, es lógico pedirle a los criminales que se castiguen a sí mismos? Es lógico, viable, posible, pedirle al tigre que se vuelva vegetariano, condenándose a sí mismo a desaparecer?
Los principios lo son todo, los hombres no. Benito Juárez
Patricia Barba Avila
Titular del programa Desde la raíz transmitido por Radio La Nueva República los lunes de 22 a 24 hrs y los miercoles de 21 a 22 hrs (hora del Centro)
Miembro del Tribunal Internacional de Conciencia (TIC) - Foro Social Mundial (FSM)

No hay comentarios:

Publicar un comentario