martes, 17 de mayo de 2011

EN EL DIA MUNDIAL CONTRA LA HOMOFOBIA: DE VICTIMAS A CIUDADANOS RESILIENTES

TÓPICOS DE DERECHOS HUMANOS
EN EL DIA MUNDIAL CONTRA LA HOMOFOBIA:
DE VICTIMAS A CIUDADANOS RESILIENTES
VICTOR VELASCO
Centro de Capacitación y Apoyo Sexológico Humanista A.C.
INTRODUCCION: Hoy, 17 de Mayo es el día Mundial de la lucha contra la Homofobia. En este día, CECASH propone que además de denunciar el maltrato a las personas LGBTTTTI y a las que parecen serlo, y de manifestar la solidaridad y el apoyo para el ejercicio de sus derechos a quienes han sido víctimas de la violencia, es muy importante incorporar el concepto de Resiliencia, al discurso de quienes luchamos por incrementar el ejercicio ciudadano de las personas LGBTTTI. Tenemos que destacar como, a pesar de las agresiones, muchas personas Homosexuales y Transgenero hemos podido no solo sobrevivir, sino llegar a ser ciudadanos participativos, solidarios, productivos y amorosos, lo que demuestra que la homofobia que sufrimos no nos destruyo, sino nos fortaleció como personas y como comunidad.
¿QUE ES LA HOMOFOBIA? Cada día es más claro y para mas personas, que la Homofobia no es un problema personal de quienes de manera abierta agreden a las personas homosexuales o que parecen serlo y a las personas transgenero, sino que es algo que está dentro de nuestra cultura, que lo aprendemos y nos lastima a todos y todas. Desde el niño que a los 3 años ya dice: “ese niño llora, que vergüenza” hasta el padre de familia que no abraza a su hijo “para no hacerlo afeminado” o la madre de familia que sufre porque su hija taxista “escogió un trabajo de hombres”. Por eso hoy ya no definimos la homofobia como miedo y odio a la homosexualidad, sino como “Mecanismo de control social que pretende obligar a todas las personas a vigilarse y vigilar a los otros y otras, para no permitir (se) el afecto entre iguales y a mantener los modelos de dominación genérica de lo masculino sobre lo femenino y/o afeminado. La homofobia es también una respuesta a un trauma que sufrimos en la infancia y que nos mostró que romper el comportamiento que se esperaba de nosotros es peligroso. Por eso, en lo individual debe atenderse como un estrés postraumático y a nivel social como un problema de salud pública”.
LOS COSTOS DE LA HOMOFOBIA: Es evidente que la homofobia ha causado muchos y graves perjuicios en la vida de las personas, sobre todo y mas evidentemente en aquellas que son parte de los grupos Lésbico, Gay, Bisexual, Travesti, Transgenerista, Transexual e intersexual (Grupos LGBTTTI), aunque, insistimos no son las únicas lastimadas por este problema social. Muchas personas LGBTTTI han sido agredidas física y psicológicamente desde la infancia. Incluso muchas han sido asesinadas y otras han cometido suicidio. Ese es parte del costo de la Homofobia. Para otros y otras, la homofobia más dañina ha sido la que han introyectado y les lleva a convertirse en verdugos de si mismos (as) y les lleva a despreciarse y agredirse a si mismos (as) negándose sus derechos a vivir con dignidad, libertad, y por ende, responsabilidad haciendo de ellos y ellas personas que se viven como incapaces ahogando sus impulsos hacia el crecimiento personal y a la contribución social.
LA RESILIENCIA FRENTE A LAS DIFICULTADES DE LA VIDA: Resiliencia es “la capacidad de una persona o grupo para seguir proyectándose en el futuro a pesar de acontecimientos desestabilizadores, de condiciones de vida difíciles y de traumas a veces graves”. Si lo traducimos a un sabio dicho mexicano decimos “Lo que no mata engorda”. Este concepto es muy importante porque nos permite desmentir y superar un discurso muy difundido en la actualidad que dice que las personas que han vivido situaciones difíciles siempre serán personas lastimadas y que no podrán salir adelante, lo cual es falso. Reconocer a las personas como resilientes nos permite que, al escuchar una historia difícil de alguien que por ser afeminado fue golpeado desde su infancia, expulsado de la familia, sobrevivió con el trabajo sexual y se infecto de VIH, en vez de verle con lastima y como “pobre”, le veamos con fuerza y con dignidad para decidir la adherencia a un tratamiento y con posibilidad de ejercer sus derechos y manifestarse frente al desabasto de sus medicamentos y también con la capacidad de tomar la responsabilidad de protegerse y de proteger a sus parejas sexuales para no pasarle el VIH a ninguna persona más.
La resiliencia es una capacidad humana que se ve incrementada por los siguientes elementos: Autoestima, el optimismo, la fe, la confianza en sí mismo, la responsabilidad, la capacidad de elegir o de cambio de las competencias cognoscitivas. Y todos podemos aprender a desarrollarlos. Para eso podemos hacer uso de las siguientes tácticas: 1) Participa en redes sociales como grupos de amigos, talleres, grupos de autoapoyo etc donde puedas hablar y sentirte respetado y aceptado. Si te es muy difícil no dudes en acudir a una terapia especializada, pero nunca tomes al terapeuta como tu amigo. El debe apoyarte para que seas capaz de hacer amigos 2) Date tiempo para tomar decisiones y si ha sufrido alguna perdida tomate tiempo para hacer tu duelo. Permítete llorar, hablar del asunto y dale tiempo al tiempo. Un clavo no saca otro clavo, los dos se pudren juntos 3) busca una zona donde te sientas tranquilo. Puede ser un rincón de tu casa, un jardín etc. 4) Come con mas frutas y verduras, mantén un peso ideal y duerme. Además aprende técnicas de relajación y pasatiempos que te hagan sentir bien. Es decir: Cuida de ti mismo 5) NUNCA PROMETAS NADA QUE SABES QUE NO VAS A CUMPLIR Y NO PERMITAS QUE TE IMPONGAN NADA QUE TE DAÑE 6) Hazte útil para otros. Al menso cada día haz algo por otra persona, quizá una llamada, ayudar a un anciano a pasar la calle etc. Esto te da sentido de vida y te da perspectiva respecto de tus problemas y 7) Tomate vacaciones de tus problemas, aunque sea vete al parque a desconectarte para poder tomar fuerza.
Si solo hablamos de lo que nos sucedió y decimos “sobreviví”, pero ahora me la pagan y se las cobro y ahora me desquito pues no importa quién me la hizo sino quien me la pague y si tengo poder lo uso para desquitarme”, en este caso NO estamos hablando de resiliencia, pues tenemos una persona que sobrevivió pero emocionalmente no creció. Por el contrario, la ´persona resiliente diría: Sobreviví, tengo cicatrices de esa batalla que me la recuerdan y ahora sigo adelante, puedo compartir lo que aprendí en ese proceso, con otros y otras, pero respeto al que no desee aprender y, puedo exigir que me reparen los daños, pero si eso no sucede, tomo lo que haya y me centro en lograr lo que deseo para mi beneficio y de quienes amo, sin lastimar a los demás. Parece difícil, pero hay ejemplos en la comunidad LGBTTTI rescatémoslos hoy y siempre .
CECASH.A.C.
17 DE MAYO DE 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario